Fotografía NotaFotografía NotaFotografía NotaFotografía NotaFotografía Nota
Ver Otros Tableros

Conventillo de diseño cordobés

by Mauro Leone | PH: Gonzalo Viramonte

Si no era por las cartas que recibía mi Nona desde Italia, mi colección de estampillas solo podía crecer gracias al puesto de filatelia del Paseo de las Artes.

La feria estaba instalada donde hoy; una manzana hueca, sobre uno de los márgenes de La Cañada. Alrededor del paseo, el barrio todavía no se había sacudido el polvo. Güemes es (¿fue?) uno de los enclaves obreros de la Córdoba industrial, nacido a orillas de un arroyo que se desborda, y con un pasado de conventillo de inmigrantes. Un margen del centro. Un suburbio cercano.

Un día de no hace mucho, explotó. Uno de sus laberintos de habitaciones diminutas se convirtió en galería comercial / después vino otra / y otra más. El acierto; ese crecimiento respetó algunos rasgos de la identidad del barrio, reconvirtiendo elementos de su pasado. Los materiales de la historia inmigrante, obrera y popular, hoy son protagonistas de las ambientaciones más vanguardistas. Chapas y maderas reutilizadas, hierro y hormigón a la vista forman parte de una estética que remite a la tradición del barrio y lo convierte, a la vez, en algo diferente.

Vaya lector. Coma, disfrute y pasee. Da gusto. Además, los lugares que antes existían siguen estando y lo que se transforma son los galpones, los estacionamientos, las pensiones. Se siguen acumulando los puestos callejeros y la gente que los visita. Sin embargo, quiero confesarle: aunque el tiempo parece correr en favor, lo hace en desmedro de la filatelia. Ya no llegan cartas de Italia ni de ninguna otra parte. Insistir con mi colección es quizás un mero ejercicio de la nostalgia. Volver siempre al mismo puesto, por la próxima estampilla.

  • Compartí la nota:

¡Seguí Viajando!

Notas Relacionadas / Tablero