Fotografía NotaFotografía NotaFotografía Nota
Ver Otros Tableros

Una historia con final feliz

by Rafael Abuín Aido | PH: Rafael Abuín Aido

Los Esteros del Iberá (“aguas brillantes”, en lengua guaraní), situados en el corazón de Corrientes, son el mejor lugar de Argentina para ver fauna silvestre.

El destino turístico Iberá comenzó a forjarse con la creación de la Reserva Provincial en el año 1983. Hasta ese momento, las “aguas brillantes” eran recorridas por decenas de canoas que expoliaban la fauna de los esteros, ante la fuerte demanda de pieles, cueros y plumas del mercado internacional. La defaunación sufrida hizo que especies como el yaguareté, el tapir, el oso hormiguero o el pecarí, entre otras, se extinguieran en la provincia de Corrientes.

Paradójicamente, muchos de esos cazadores furtivos –conocidos en Iberá como “mariscadores”– fueron contratados después por la Provincia para integrar el cuerpo de guardaparques. Esta idea, de hacer que el zorro vigilara el gallinero, funcionó y los esteros comenzaron a recuperar su esplendor bajo la tutela de sus nuevos custodios.

Hoy en día, el carpincho (el mayor roedor del planeta), junto con el yacaré, que eran escasos y difíciles de ver a principios de los años ochenta, son la estampa más habitual de cualquiera de los paseos en Iberá. Se cuentan por miles y no le tienen miedo al humano.

  • Compartí la nota:

¡Seguí Viajando!

Notas Relacionadas / Tablero