Fotografía NotaFotografía NotaFotografía NotaFotografía Nota
Ver Otros Tableros

Marqués de Tojo

by Mauro Leone | PH: Gentileza Hotel

Desde afuera, el paisaje natural de Purmamarca desborda en colores intensos que se meten por las ventanas y lo invaden todo. El Marqués de Tojo es un hotel de pocas habitaciones ubicado de cara al Cerro de los Siete Colores, a dos cuadras de la plaza principal.

Lleva el nombre de un español que llegó a América a finales del siglo XVII. La decoración de los espacios comunes y las habitaciones está inspirada allí, en las estancias de la Colonia y en el Alto Perú, pero con un concepto moderno que no huye a la combinación de formas clásicas y objetos de diseño. Un lugar ideal para volver después de la caminata por el pueblo o el recorrido por la región.

En este hotel de fachada rústica, cada espacio parece haber sido pensado en detalle; en cada objeto se siente el peso de la elección, para que ocupe el preciso lugar en el que está. Da felicidad relajarse en los sillones frente al hogar, rodeado de mantas y de un ambiente bien pensado. Las habitaciones superiores y premium siguen el mismo concepto; que el huésped se sienta a gusto con cada elemento, en cada espacio. El personal hace lo imposible por sostener esa calidez.

El Marqués de Tojo tiene además un restaurante, que termina de formar en uno la sensación de no querer irse. Los platos combinan elementos de la gastronomía típica de Jujuy para crear sabores simples, claros y diferentes. El Carpaccio de Llama o la Trucha con Risotto de Quinoa hacen valer la estadía. Claro, habrá quienes prefieren acompañar la receta con agua. Para los que no, existe una Cava con selección de vinos de Maimará (a pocos kilómetros de allí), Cachi, Cafayate y también Mendoza. Hágame caso: en la terraza del hotel, con vista al Cerro de los Siete Colores, todo sabe mejor. Un lugar al que uno quiere volver.

  • Compartí la nota:

¡Seguí Viajando!

Notas Relacionadas / Tablero