Fotografía NotaFotografía NotaFotografía NotaFotografía NotaFotografía Nota
Ver Otros Tableros

Hotel Danieli

by Irina Knorr | PH: Gentileza Hotel Danieli

Venecia es una ciudad con infinitas leyendas. Ante todo es un destino con una amplia oferta de hoteles, pero ninguno tan particular como el DANIELI.  

El hotel más legendario de la ciudad remonta su historia a finales del siglo XIV, cuando el duque Enrico Dandolo tuvo un capricho: “se le construyera el palacio más noble de Venecia”. La construcción llevó su nombre y quedó ubicado de cara al Gran Canal. En 1498, se menciona por primera vez el palacio como lugar de prestigio por la estadía del príncipe de Salerno. En el SXVII el palacio cambia de dueños (familia Mocenigos). En 1797, la República de Venecia es conquistada por Napoleón y la familia Mocenigos entra en decadencia. El hotelero Giuseppe Dal Niel de Friuli, conocido como «Danieli» alquila en 1822 el segundo piso y en 1824 consigue comprar toda la edificación a los Mocenigos. En 1906 Giuseppe Volpi con la ayuda de la Banca Commerciale Italiana adquieren el hotel e inician una grandiosa obra de restauración. El arquitecto Francesco Marsich traslada el ingreso principal y lo transforma en el actual. La última gran reforma, se efectúa entre 1946 y 1948, se construye un ala nueva respetando el estilo veneciano original y se restaura la fachada. Todo a cargo del arquitecto Virgilio Vallot. En el año 2008 el edificio es adquirido por el Grupo Statuto junto a Starwood Hotels & Resorts. El decorador Jacques García le otorga al establecimiento un estilo gótico y cosmopolita, con elegantes baños de mármol y grandes espejos. El bar Dandolo» es uno de los atractivos redecorados, con un imponente salón gótico con columnas revestidas de mármol rosado y apliques de Murano original que son la admiración de quien lo visita. En este piano bar el huésped puede tomar un te o una copa con una de las vistas más maravillosas del mundo.

El restaurante Terrazza (en la azotea) cuenta con un servicio de cocina tradicional que se entremezcla con la internacional y la mejor carta de vinos de la zona, servida en la más fina cristalería de Murano y porcelana de Limoges.

La fama de este establecimiento recorrió toda Europa y sus habitaciones fueron ocupadas por celebridades como el Rey Guillermo de Prusia, Charles Dickens, Marcel Proust hasta Charles Chaplin. Sus paredes guardan infinitos romances como el del poeta Musset y la escritora Lucie Dupin, el del Aristóteles Onassis y la soprano María Callas, o el de Johnny Depp y Angelina Jolie en el Film The Turist.

El precio es sin dudas elevado (como todo en Venecia), pero lo que nació como capricho de un duque, ofrece hoy 215 habitaciones en tres palacios para que los visitantes (tengan sangre azul o no) puedan satisfacer sus propios sueños de nobleza.

  • Compartí la nota:

¡Seguí Viajando!

Notas Relacionadas / Tablero