Fotografía NotaFotografía NotaFotografía Nota
Ver Otros Tableros

Hotel Quinta Real Zacatecas

by Lilà Croce | PH: Banco de Imagen

Las plazas traen historias. Más aún si son plazas de toros. De todos modos, lo más inusitado es que la plaza, luego, se convierta en hotel.

Esto sucedió sólo una vez. La plaza de toros San Pedro del siglo XIX, que tuvo su última corrida allá por el año 1975, hoy es el Hotel Quinta Real Zacatecas, en México. La bravura, la adrenalina y el amor atraviesan ese suelo. Se sabe que en 1894, tuvo lugar una corrida de toros donde competía uno de los toreros más bravos de la época: don Ponciano Díaz. A la cita, entre la multitud que observaba, asistió doña Rosario Llamas, una bella jerezana huérfana y rica, conocida en la ciudad. Don Ponciano se enamoró inmediatamente de ella. Doña Rosario, retribuyó las proezas del afamado torero, regalándole un retrato suyo y otorgándole una alta suma de dinero. Dicen que no volvieron a verse por razones sociales de la época. Sin embargo, la pasión nunca se apagó.

La arquitectura del lugar mantiene esa pasión. Tal fue el afán de conservar la belleza de la estructura original, que su restauración recibió el Premio Internacional de Arquitectura, apenas se inauguró. No es casual que se encuentre ubicado en el corazón colonial de la ciudad mexicana. Corazones enamorados, sitios restaurados, pasiones prohibidas. El Hotel Zacatecas le hace mérito a la esperanza de un amor correspondido.

Sitio Web: www.quintareal.com

  • Compartí la nota:

¡Seguí Viajando!

Notas Relacionadas / Tablero