Fotografía NotaFotografía NotaFotografía Nota
Ver Otros Tableros

The Plaza New York

by Destinos & Hoteles | PH: Banco de Imagen

En 1966, Truman Capote celebró en sus salas el éxito de “A sangre fría”, con un baile de máscaras blancas y negras que se conoció como “la fiesta del siglo”. Frank Sinatra, Andy Warhol, Marlene Dietrich y Greta Garbo fueron algunos de sus invitados.

Unos años antes, Conrad Hilton había inaugurado en el hotel The Oak Bar, un espacio que se convirtió en ícono de la ciudad. Por allí pasó John Lennon, y Cary Grant actuó bajo las órdenes de Alfred Hitchcock.

Durante unos 100 años, el Plaza fue “el” hotel de Nueva York. Sus habitaciones vieron desfilar a reyes, presidentes y estrellas; presenciaron grandes amores y sirvieron como escenografía de las más diversas películas –desde “The front”, con Woody Allen, hasta “Mi pobre angelito 2”, pasando por “El Gran Gatsby”–.

Hoy, sigue convocando a aquellos que buscan amplios espacios y lujo atemporal. No son muchos los hoteles que puedan jactarse de ofrecer dormitorios con vistas al Central Park, la Quinta Avenida o el skyline completo de Nueva York. El Plaza lo hace desde suites con una estética sofisticada que rinde homenaje a su patrimonio, mezclada con toques contemporáneos.

Para los más exigentes se reservan las propuestas “one of a kind”, habitaciones que gozan de un diseño único inspirado en hechos que marcaron su historia. Así aparecen, entre otras, la Royal Suite, favorita entre jefes de Estado, o la Fitzgerald Suite, un tributo a F. Scott Fitzgerald y la era del jazz.

Desde la gastronomía, sorprende con Palm Court, que sirve té y tragos entre plantas y un techo vidriado; Champagne Bar, para probar vinos, champagne y caviar mientras se contempla la Quinta Avenida; Rose Club, que escuchó actuar a Liza Minnelli; Todd English Food Hall, con platos de inspiración mediterránea; y The Oak Bar. Un clásico que no pierde vigencia.

  • Compartí la nota:

¡Seguí Viajando!

Notas Relacionadas / Tablero